Saltar al contenido

Abolición de la deducción por vivienda habitual y la aparición del céntimo verde


Ayer nos acostamos con la noticia en la que el gobierno estaba pensando en eliminar la deducción por la vivienda habitual en el IRPF. Una noticia que ha llegado después de 6 meses desde que el Gobierno restauró esta medida y la única promesa electoral que cumplió Mariano Rajoy. La secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, comentó que “Estamos en el peor momento de ejercicio”. Esta medida no tendrá un caracter retroactivo, ya que solo afectarán a los que compren la vivienda a partir de la supresión de la deducción. Por lo que su impacto en las cuentas públicas se verá reducido a corto plazo.


La vivienda es uno de los referentes de la Declaración de la Renta, pero lo es mas si es residencia habitual. Esto es lo que conocemos como una imputación de rentas inmobiliarias y que a la hora de realizar la declaración de la renta la gran mayoría de las personas buscan formas para rebajar la factura fiscal y aprovechan esta deducción como vehículo para pagar menos a Hacienda. Utilizan la hipoteca para deducir en la vivienda, pero hay mas elementos que podremos utilizar para reducir la cantidad que debemos pagar a Hacienda, ya sean por ejemplo los seguros obligatorios con la hipoteca, gastos de notaria, etc.


La situación del Gobierno se complica ya que este pasado Lunes se solicitó formalmente el rescate a Bruselas para poder así salvar su sistema financiero. Las recomendaciones que la Comisión Europea y las del FMI que realizaron a finales de Mayo, se están convirtiendo en condiciones ineludibles a cambio de la asistencia financiera. Por lo que desde el Gobierno se esta estudiando subir productos del tipo de iba reducido que están a un 8% subirlo al tipo normal, un 18%, y lo mismo pasa con la supresión de la deducción por la compra de la vivienda habitual que supone una pérdida para las arcas públicas de unos 2.500 millones aproximadamente.


La recaudación de impuestos (el IRPF solo ha subido un tímido 0,8%) decreció en estos primeros 5 meses del año en un 4,6% del PIB, y que compromete al Gobierno para le cumplimiento que tiene como objetivo cubrir lo acordado con Bruselas para este año, un 5,3% del producto interior bruto (PIB) para las Administraciones Públicas. Solo entre Enero y Mayo el déficit subió hasta el 3, 41%, algo por debajo de lo que se acordó, un 3,5%, por lo que en tan solo los 5 primeros meses el Gobierno o España lleva acumulado un déficit previsto para todo el año según los datos que nos aportó el Ministerio de Hacienda, un desequilibrio presupuestario de unos 36.364 millones de euros aproximadamente.


El Gobierno esta estudiando imponer un “céntimo verde”, según Fernández Currás. Esto se trataría de un tributo que afectaría a los carburantes. La medida afectaría a la financiación de las primas que se paga por la generación de las energías renovables.


Aunque el Gobierno se esta afanando en recortar gastos en todas las estructuras de la Administraión, busca también generar nuevos ingresos. El IVA, es el segundo impuesto por importancia de volumen, ha retrocedido un 10,1% hasta Mayo, lo que contribuye a tener mayor dificultad sobre los desequilibrios presupuestarios del Estado. Hacienda comenta que si no se hubieran aprobado el especial gravamen en el IRPF la recaudación hubiera caído un 3,5%. Disminuyeron las bases de todos los impuestos, pero en el caso del IRPF es consecuencia de una bajada de sueldos y un descenso en las personas que están trabajando. El Impuesto de Sociedades baja un 8%.