Saltar al contenido

Cinco comunidades no cumplirán el plan de ajuste económico

Entre “Progresa Adeucadamente” y “Aprobado pero necesita más práctica”, así pueden definirse los avances de las comunidades autónomas hacia deseada estabilidad. Murcia y Valencia, entre las peor paradas, aunque Aragón, Castilla La Mancha y Cataluña también tienen importantes ajustes pendientes y previsiblemente no cumplirán con las cuentas pactadas por el plan de ajuste presupuestario, según desvela un informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal.


Que las cuentas públicas no marchan todo lo bien que deberían es un hecho, como lo es que algunas regiones están peor que otras. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal AIReF ha señalado concretamente a cinco de ellas, que, estima que no podrán cumplir con lo marcado en los presupuesto de 2014 como ya hicieron en 2013. Así lo refleja el Informe sobre los Planes Económicos Financieros de las Comunidades Autónomas presentado por este organismo, que sólo salva de la quema a Navarra respecto al año anterior. Así, Aragón, Castilla La Mancha -esta es la que mejor está tras los navarros-, Cataluña, Murcia y Valencia volverían a incumplir el objetivo de estabilidad presupuestaria del 1% del PIB este ejercicio.



De las cinco comunidades señaladas, Valencia y Murcia son las que más difícil tienen revertir la situación, aunque el informe, disponible en este enlace, también realiza algunas recomendaciones generales. En este sentido, valora positivamente las medidas adoptadas hasta el momento por todas las comunidades afectadas desde 2013, aunque estima que hay un importante margen de mejora. Desde AIReF proponen seis medidas concretas:



  1. La fundamentación económica de los Planes Económicos Financieros de las comunidades es somera en su evolución tendencial de gastos e ingresos, por lo que es recomendable una revisión de la metodología que evalúa el impacto de todas las variables que tienen influencia en las cuentas públicas.

  2. No hay cáculos concretos y detallados que realmente evalúen el impacto de las medidas económicas previstas, algo que debería remediarse.

  3. Los planes no incluyen los objetivos individuales definitivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública para cada una de las CC.AA. una vez adaptados los objetivos conjuntos al Programa de Estabilidad por Acuerdo de Consejo de Ministros, de 27 de junio.

  4. Existe incertidumbre sobre las operaciones que finalmente serán computables para verificar el cumplimiento del objetivo de deuda pública de cada Comunidad Autónoma y no deberían excluirse operaciones en el cómputo de la deuda para verificar el cumplimiento los objetivos de deuda pública fijados.

  5. Una parte importante del endeudamiento instrumentado a través de los mecanismos extraordinarios de financiación rectifica el objetivo de deuda inicialmente fijado (lo incrementa) a pesar de su clara incidencia en la sostenibilidad financiera de las Comunidades Autónomas. El peso de estas operaciones puede alcanzar un porcentaje que oscila entre el 40% al 70% del incremento del endeudamiento neto de las distintas CCAA consideradas. Estos mecanismos deberían computarse en su totalidad dentro del límite de endeudamiento inicial fijado.

  6. No se clarifican los recursos del sistema de financiación que va a recibir cada comunidad y debería hacerse.

El informe resume también las fortalezas y debilidades de cada una de las comunidades analizadas, como se puede ver en el documento que figura a continuación.