Saltar al contenido

Confebask se desmarca del IRPF vasco y exige una mayor rebaja fiscal

La patronal vasca Confebask se unió ayer a la avalancha de críticas contra el proyecto de reforma del IRPF autonómico, que desde su presentación, hace dos semanas, ha sido censurado por sindicatos, expertos fiscales y partidos políticos, a excepción del PSOE. Rompiendo su habitual apoyo a la política tributaria de la Administración foral, los empresarios mostraron su “desacuerdo” con el libro blanco elaborado por el Gobierno y las diputaciones vascos, criticaron la escasa reducción impositiva y pusieron en duda las virtudes del proyecto para favorecer el empleo y fomentar el ahorro. En su día, en cambio, saludaron con satisfacción el proyecto del Ministerio de Economía, que recoge algunas de sus ideas.


“Buena parte de los vascos tendrá que pagar más que el resto del Estado, y esto no es comprensible a la vista de la conyuntura económica, que es mejor en Euskadi que en el resto de España”, según el secretario general de la patronal, José Zubía. Confebask dice que “hay margen para más reducción impositiva sin comprometer el gasto”, reclama medidas para canalizar el ahorro hacia la inversión en empresas no cotizadas, insiste en la conveniencia del splitting de renta en declaraciones conjuntas, en “más acercamiento del marginal máximo -50%- al tipo de Sociedades -32%-” y el recorte de tramos.