Saltar al contenido

Determinación del valor de adquisición

Este apartado de la Ley del Impuesto es el que coloquialmente puede denominarse “cajón desastre”. En él se incluyen todas las rentas que perciba un contribuyente que no tengan cabida específica en los otros rendimientos del Impuesto.


Son ganancias y pérdidas patrimoniales las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél, salvo que por esta ley se califiquen como rendimientos.


Llama la atención la consideración de que no existe ganancia patrimonial en las reducciones de capital; sino que el único rendimiento en el que puede derivar es en rendimiento de capital mobiliario.


Pero en estos supuestos de reducción de capital, h ay dos tratamientos diferentes en las reducciones de capital con devolución de aportaciones, según que dichas reducciones procedan, o no, de beneficios no distribuidos por la entidad. Si la reducción opera sobre beneficios no distribuidos resultará aplicable, a efectos fiscales, la tributación propia de la distribución de dividendos (con deducción por doble imposición de dividendos), mientras que, de no ser así, resultará aplicable el régimen general previsto para la devolución de aportaciones contenido en la Ley (sin derecho a la deducción por doble imposición de dividendos).


Esta modificación obliga a identificar la parte del capital que pudiera proceder de reservas previamente capitalizadas por la entidad.


La redacción del artículo 31.3 a) TRIRPF señala que se considerará que las reducciones de capital, “cualquiera que sea su finalidad”, afectan en primer lugar, y hasta su anulación, a la parte del capital social que no proviene de beneficios no distribuidos.


Se mantiene el criterio de que a las inversiones en instituciones de inversión colectiva extranjeras les será de aplicación el régimen fiscal especial aplicable a las instituciones de inversión colectiva españolas siempre:


– La institución de inversión colectiva extranjera en la que se efectúe la inversión esté amparada en la Directiva 85/611/CEE del Consejo.


– No se encuentre constituida en un territorio o país calificado como paraíso fiscal.


– Se encuentre inscrita en el registro especial de la CNMV para su comercialización en España.


Este régimen de neutralidad fiscal en la transmisión o reembolso de instituciones de inversión colectiva resulta extensible igualmente a las instituciones de inversión colectiva extranjeras, por ejemplo las SICAVs, que observen estas características y siempre que se cumplan las siguientes condiciones:



  1. Que la adquisición, suscripción, transmisión y reembolso de acciones y participaciones en instituciones de inversión colectiva se realice a través de entidades comercializadoras inscritas en la CNMV.

  2. Que en el caso de que la institución de inversión colectiva se estructure en compartimentos o subfondos, el número de socios y el porcentaje máximo de participación, se entienda referido a cada comportamiento o subfondo comercializado.

Se intenta superar una discriminación negativa contra instituciones de inversión colectiva extranjeras a fin de favorecer la competencia.


La aplicación de un coeficiente distinto de la unidad exigirá que la inversión hubiese sido realizada con más de un año de antelación a la fecha de la transmisión del bien inmueble.


Para transmisiones de inmuebles afectos los coeficientes de actualización son los correspondientes al Impuesto sobre Sociedades.


Estarán no sujetos los incrementos de patrimonio a los que le resulte de aplicación la Disposición Transitoria Novena; Disposición que establece que las ganancias patrimoniales derivadas de la transmisión de elementos patrimoniales no afectos a actividades económicas, adquiridos antes del 31 de diciembre de 1994, se reducirán de acuerdo con lo establecido en las reglas 2ª y 4ª del apartado 2 de la disposición transitoria octava de la anterior Ley del Impuesto, Ley 18/1991, de 6 de junio.


En estas reglas se establecen unos coeficientes reductores sobre las ganancias patrimoniales obtenidas, que para el caso de que los elementos patrimoniales transmitidos sean inmuebles, serán del 11’11 por 100 por cada año de permanencia en el patrimonio del contribuyente que exceda de dos, contados desde su adquisición hasta el 31 de diciembre de 1996, redondeados por exceso y, en consecuencia, la no sujeción al Impuesto de las ganancias patrimoniales derivadas de la transmisión de inmuebles que a 31 de diciembre de 1996 tuvieran un período de permanencia superior a diez años.


A continuación exponemos los aspectos que han sido desarrollados por el Reglamento del IRPF.


El valor de adquisición de los elementos patrimoniales transmitidos se minorará en el importe de las amortizaciones fiscalmente deducibles, computándose en todo caso la amortización mínima, con independencia de la efectiva consideración de ésta como gasto.


A estos efectos, se considerará como amortización mínima la resultante del período máximo de amortización o el porcentaje fijo que corresponda, según cada caso.


Tratándose de la transmisión de elementos patrimoniales afectos a actividades económicas, se considerará como valor de adquisición el valor contable, teniendo en cuenta las amortizaciones que hubieran sido fiscalmente deducibles, sin perjuicio de la amortización mínima a que se refiere el apartado anterior. Cuando los elementos patrimoniales hubieran sido afectados a la actividad después de su adquisición y con anterioridad al 1 de enero de 1999, se tomará como fecha de adquisición la que corresponda a la afectación.


Exención por reinversión en vivienda habitual


Podrán gozar de exención las ganancias patrimoniales que se pongan de manifiesto en la transmisión de la vivienda habitual del contribuyente cuando el importe total obtenido se reinvierta en la adquisición de una nueva vivienda habitual, en las condiciones que se establecen en este artículo.


Cuando para adquirir la vivienda transmitida el contribuyente hubiera utilizado financiación ajena, se considerará, exclusivamente a estos efectos, como importe total obtenido el resultante de minorar el valor de transmisión en el principal del préstamo que se encuentre pendiente de amortizar en el momento de la transmisión.


Reducción de ganancias patrimoniales para determinados elementos patrimoniales afectos


Los contribuyentes que ejerzan la actividad de transporte por autotaxis, que determinen su rendimiento neto por el régimen de estimación objetiva, reducirán las ganancias patrimoniales que se les produzcan como consecuencia de la transmisión de activos fijos inmateriales, cuando esta transmisión esté motivada por incapacidad permanente, jubilación o cese de actividad por reestructuración del sector, o bien por causas distintas se transmitan los activos inmateriales a familiares hasta el segundo grado.


La reducción se obtendrá aplicando una serie de porcentajes establecidos en el artículo 40 del Reglamento en función del tiempo transcurrido desde la adquisición del activo fijo inmaterial.


Concepto de valores o participaciones homogéneos .


No se computarán como pérdidas patrimoniales las derivadas de las transmisiones de valores o participaciones cuando el contribuyente hubiera adquirido valores homogéneos dentro de los dos meses anteriores o posteriores a dichas transmisiones.


Se considerarán valores o participaciones homogéneos aquellos que cumplan los requisitos establecidos en el artículo 4 del Real Decreto 291/1992:


Criterios de homogeneidad


– Formar parte de una misma operación financiera o responder a una unidad de propósito, incluida la obtención sistemática de financiación, por ser igual su naturaleza y régimen de transmisión, y por atribuir a sus titulares un contenido sustancialmente similar de derechos y obligaciones.


– No obstante lo anterior, la homogeneidad de un conjunto de valores no se verá afectada por la eventual existencia de diferencias entre ellos en lo relativo a su importe unitario; fechas de puesta en circulación, de entrega material o de fijación de precios; procedimientos de colocación, incluida la existencia de tramos o bloques destinados a categorías específicas de inversores; o cualesquiera otros aspectos de naturaleza accesoria. En particular, la homogeneidad no resultará alterada por el fraccionamiento de la emisión en tramos sucesivos o por la previsión de ampliaciones.