Saltar al contenido

El ahorro fiscal de los nuevos Planes de Ahorro a Largo Plazo

El año 2015 estrenó un nuevo producto de ahorro con incentivo fiscal, los Planes de Ahorro a Largo Plazo o planes de Ahorro 5. Entre sus ventajas, la exención del pago de impuestos por las ganancias generadas. Os explicamos el resto.


Entre los cambios de la reforma fiscalfigura una nueva propuesta para incentivar el ahorro a largo plazo y que, en cierto sentido, compensa los cambios en la fiscalidad de los planes de pensiones, que pierden parte de su atractivo. Se trata de los Planes de Ahorro a Largo Plazo o planes Ahorro 5 que no comenzarán a comercializarse hasta el año 2015 pero de los que ya conocemos su configuración y su fiscalidad, una de sus principales características.


Los planes de Ahorro 5 se pueden configurar bajo dos opciones, seguros de ahorro o cuentas de ahorro a largo plazo, aunque ambas comparten sus ventajas fiscales.


Cómo son los Planes de Ahorro a Largo Plazo


Los planes de Ahorro 5 se configuran como un seguro de ahorro o una cuenta de ahorro a largo que, básicamente, no difiere en prácticamente de una cuenta al uso, como tampoco lo hace el seguro de ahorro de otros productos similares. De hecho, su ventaja fiscal y el hecho de que sólo el 85% del capital esté garantizado frente al 100% de en los productos ‘normales’ son los únicos elementos que lo hacen distinto.


A partir de ahí, para que ambos puedan considerarse como panes de ahorro a largo plazo y disfrutar de las ventajas fiscales que estos aporta, deben cumplir con dos criterios:



  • Estar identificados de forma específica como el plan de ahorro del contribuyente y configurado en la forma indicada.

  • Mantener la inversión durante un plazo de cinco años.

En cualquier caso, la aportación máxima será de 5.000 euros al año que, como hemos apuntado, deberán mantenerse durante cinco años desde que se realiza la inversión para poder beneficiarse de las ventajas fiscales que abordaremos a continuación.


Las ventajas fiscales de los Planes de Ahorro a Largo Plazo


La configuración de los planes Ahorro 5 no tendría sentido si no existiese alguna ventaja fiscal. A fin de cuentas, ¿quién iba a invertir en un producto que sólo está garantizado al 100% es casi como un depósito a cinco años cuando éstos tienen una garantía total? Por eso mismo, los beneficios generados por los planes de ahorro a largo plazo no tributarán, estarán exentos de pagar dinero en la declaración la renta.


Eso sí, en caso de retirar el dinero antes de los cinco años especificados, se perderá esa ventaja y los beneficios tributarán junto con el resto de rentas de ahorro de acuerdo con la siguiente escala:



A efectos prácticos, el ahorro fiscal sería de 150 euros para una inversión máxima de 5.000 euros y un TAE del 3%, que será seguramente el tipo máximo que puedan ofrecer estos productos, muy en línea de lo que ahora pagan los depósitos.