Saltar al contenido

El Gobierno eliminará la actual exención por reinversión de las plusvalías para las pymes

El Gobierno eliminará en la ley de acompañamiento de los presupuestos la exención por reinversión hasta un límite de 50 millones, vigente para las pymes. En el proyecto de ley del IRPF, que el Pleno del Congreso aprobará el jueves, PP y CiU apoyarán tres enmiendas para mejorar la tributación de los discapacitados. Una de ellas establece un régimen de previsión social, con aportaciones de personas distintas del beneficiario por las que desgravan en el IRPF.


La Ley del Impuesto sobre Sociedades, que entró en vigor el 1 de enero de 1999, suprimió con carácter general la exención por reinversión de las plusvalías que podían aplicarse las empresas. A cambio, se estableció un diferimiento del pago de los incrementos de patrimonio empresariales de hasta siete años.


Sólo las pymes -empresas con facturación inferior a 250 millones de pesetas- mantuvieron la posibilidad de no tributar por las plusvalías generadas con un límite máximo de 50 millones.


Hacienda considera que esta situación supone un trato discriminatorio para el resto de las empresas, más cuando en el último trimestre de 1997 se aprobó una batería de medidas fiscales en favor de las pymes, como la posibilidad de amortizar -antes no tenían esta posibilidad los que tributaban por módulos- y hacerlo aceleradamente -multiplicando por 1,5 el porcentaje de amortización que les corresponda-.


Esto permite a las pymes incrementar los gastos que se pueden deducir. El PP trató de eliminar esta exención fiscal para pymes durante el debate del proyecto de ley del IRPF en la Comisión de Economía del Congreso. CiU propuso que se incrementase más el coeficiente de amortización de las pymes.


Al no haber llegado a una solución, el Gobierno posiblemente tomará esta medida en la ley de acompañamiento de los presupuestos.La nueva regulación del Impuesto sobre la Renta concluirá el próximo jueves su tramitación por el Congreso al votar el Pleno el proyecto dictaminado por la Comisión de Economía.


Los diputados de PP y CiU han apoyado conjuntamente enmiendas que mejoran el tratamiento fiscal de los seguros; la supresión para las pólizas médicas del impuesto del 6%, o el incremento del mínimo personal para las personas con minusvalías.


Discapacitados


El Pleno aprobará tres enmiendas, apoyadas por PP y CiU, que completan el régimen de tributación de los discapacitados. La primera multiplica la reducción por trabajo por 2, para discapacidad del 33%, o por 2,5 para discapacidad del 65%.


Esta reducción es de 375.000 pesetas hasta 2 millones de ingresos y hasta 500.000 pesetas para sueldos inferiores a 1.350.000 pesetas. Las reformas que los discapacitados realicen en sus viviendas para suprimir barreras físicas y de comunicación sensorial recibirán en el IRPF el mismo tratamiento que la compra de vivienda -deducción en la cuota del impuesto -entre el 25% y el 15%, con un límite de 2 millones-.


Además, se establece un sistema de previsión social para discapacitados en grado igual o superior al 65%, que debe ser percibido en forma de renta, en el que parientes hasta el tercer grado pueden hacer aportaciones y desgravarse por ello.


El discapacitado podrá recibir las prestaciones sin esperar a la edad de jubilación y siempre que se circunstancias especiales como la muerte o jubilación de los padres.Estas medidas junto al aumento del mínimo personal -850.000 pesetas- en 300.000 pesetas para discapacitados entre el 33% y el 65% y en 600.000, con minusvalía superior al 65%, suponen un ahorro medio del 35% en la tributación y tienen un coste para Hacienda de 50.000 a 70.000 millones.