Saltar al contenido

Hacienda vuelve a cambiar la tributación de los fondos y les impone una retención del 20 por ciento

La tributación del ahorro sufre un nuevo cambio en pocas semanas. En esta ocasión, los fondos de inversión, la estrella de los noventa, sufrirá una retención por las plusvalías obtenidas a partir de enero de 1999. La medida afectará especialmente a los fondos de dinero que se utilizan como cuentas. La inversión directa en bolsa también gana atractivo frente a los fondos de inversión. Los unit links se mantienen a la espera de Tributos.


Por si no fueran suficientes los cambios que se producirán en la tributación de las plusvalías, las novedades en el sistema de retenciones sufrirán un cambio radical a partir de enero de 1999. Los inversores se enfrentan a tres importantes variaciones en el sistema de retenciones.


La principal de ellas afecta a los fondos: las plusvalía de las instituciones de inversión colectiva domiciliadas en España y en el extranjero –entre las que se encuentran los fondos de inversión, el producto estrella de los inversores durante la década de los noventa– sufrirán una retención del 20%. Esta retención se aplicará en el momento de la enajenación o del reembolso del fondo y afectará tanto a personas físicas como a las jurídicas residentes en España.


Es decir, una sociedad que invierta su tesorería en fondos de inversión también sufrirá la retención del 20% al vender las participaciones.


La base sobre la que se aplicará esta retención será la establecida en el IRPF si el inversor es una persona física y la establecida por el Impuesto de Sociedades en el caso de que quien invierta sea una persona jurídica.


Para las inversiones realizadas en instituciones de inversión colectiva antes del 31 de diciembre de 1994, se mantienen los coeficientes reductores de las plusvalías. Es decir, en el momento de la venta, se aplican los coeficientes reductores y sobre la plusvalía corregida se aplica la retención.


Estarán obligados a aplicar la retención las gestoras, las entidades encargadas de realizar el reembolso. En el caso de las instituciones de inversión colectiva extranjeras en España, la gestora, la depositaria o la comercializadora del fondo o la Sicav en España encargada de realizar los reembolsos.


Si no existiera ninguna de las entidades anteriores, el propio inversor tiene que efectuarse la retención. La segunda novedad en materia de retenciones afecta a las emisiones realizadas por sociedades que cumplan los siguientes requisitos: el emisor sea residente en España, los títulos se encuentren representados en anotaciones en cuenta y se negocien en un mercado secundario oficial, el activo genera un rendimiento de carácter explícito o implícito.


Los títulos que reunen estas características quedan sin retención, tanto en las operaciones de cobro de cupón como en las transmisiones.


Es decir, desaparece la retención del 25% sobre la renta fija privada que cumple las características anteriores. Esta medida había sido anunciada hace unos meses.


Estas dos medidas se unen a la ya conocida reducción del porcentaje de retención del 25% al 18% de las cuentas corrientes, libretas de ahorro, depósitos, activos financieros y las retribuciones obtenidas por cesión a terceros de capitales propios.