Saltar al contenido

¿Se puede deducir el gasto del móvil personal del empleado en el IS?

El móvil de empresa es uno de los beneficios más habituales en las grandes multinacionales y que cada vez incorporan más pequeñas empresas. Si la línea está a cargo de la empresa no debería de haber duda, ¿Pero cuándo es un abono al empleado por su línea particular? ¿O cuándo se paga su nuevo móvil? ¿Se puede desgravar en el Impuesto de Sociedades en este caso?


Como ocurre con la declaración de la renta, en el Impuesto de Sociedades también existe una continua lucha por desgravar el máximo posible y de ahí surgen dudas sobre los gastos que efectivamente se pueden deducir. Entre ellos destacan el coche de empresa, la vivienda alquilada por la empresa a nombre del empleado y los móviles de empresa pero ¿qué ocurre cuando el móvil no se usa exclusivamente con fines salariales? ¿o cuando lo que se paga no es el uso, sino el propio terminal?



La consulta vinculante V0932-14 a la Dirección General de Tributos (DGT) aborda un tema concreto que podría ser de interés para muchas pequeñas y medianas empresas. Básicamente se trata de una empresa que desea eliminar los móviles corporativos para sustituirlos por subvenciones a los empleados por el uso de su móvil personal para fines profesionales, es decir, el uso de voz y datos. Esto es lo que en Estados Unidos y el mundo anglosajón se conoce como políticas BYOD o Bring Your Own Devide -trae tu propio equipo traducido al castellano- y que están cada vez más en boga, ya que allí sí se permite desgravar este gasto en el Impuesto sobre Sociedades (IS). ¿Y en España?


El caso del IS


La DGT analiza primero la cuestión desde la perspectiva de la empresa precisando que los gastos serán deducibles a efectos del IS siempre que cumplan los preceptos legales establecidos por la Ley del Impuesto de Sociedaes según lo dispuesto en el artículo 14.


Además, el organismo aclara que este gasto deberá producir una inscripción contable e imputarse con arreglo a devengo. También será necesario que exista una correlación entre gastos e ingresos y, por supuesto que se pueda acreditar la realidad de la operación.


¿Y para el empleado?


O lo que es lo mismo cómo se incluyen estos ingresos en la declaración de la renta. ¿Hay que pagar impuestos o forma parte de las rentas exentas en el IRPF? La respuesta dependerá del medio de pago.


Si la empresa opta por abonar al empleado por la adquisición del móvil estaríamos ante un rendimiento dinerario del trabajo. Esto implica que no habría exención posible y el trabajador debería incluirlo entre sus ingresos al hacer la declaración de la renta.


Si, por el contrario, lo que se hace es reembolsa los gastos ocasionados por el uso de su móvil en su trabajo, esto no supone la obtención de renta alguna. Esto quiere decir que no habrá que pagar impuestos por ese dinero.