Saltar al contenido

¿Tengo que pagar impuestos por mi piso vacío?

El periodo de declaración de la renta abre sin duda una serie de dudas y cuestiones a resolver por parte del usuario, que, aún tal vez poseyendo un conocimiento general de las mismas, puede llevar a confusión en los detalles, una de estas cuestiones es el papel que juega la posesión de un piso o vivienda vacío no considerado residencia habitual del usuario.


Para entender esta cuestión debemos partir de una base inequívoca; el hecho de poseer un piso barrio no los va a eximir por ejemplo del pago de los impuestos asociados al mismo; impuestos como el de bienes inmuebles, del mismo modo que no nos exime de otros gastos como pueden ser los seguros, los gastos de comunidad de vecinos, etc.



¿Hay que pagar?


En el caso de la declaración de la renta, y al margen de la posible deducción por vivienda habitual, siempre será necesaria la inclusión de una vivienda que no sea residencia habitual independientemente de que se encuentre vacía o amueblada; imputación por rentas inmobiliarias.


Realmente estaríamos ante la imputación por parte de hacienda de una renta por el hecho de poseer una vivienda o propiedad que no se destina al alquiler o a cualquier acción que proporcione un rendimiento añadido; es decir una vivienda vacía en propiedad.


Para que se dé esta imputación por renta inmobiliaria existen tres elementos de los cuales ha de cumplirse al menos uno; ser propietario de la vivienda, sea el titular del derecho real de aprovechamiento por turno, o, ser titular de un derecho real de disfrute.


Pero no sólo el usuario debe cumplir con los requisitos, también los inmuebles han de sujetarse a unas condiciones determinadas;



  • Tratarse de inmuebles urbanos calificados como tales en el artículo 7 del texto refundido de la Ley de Catastro Inmobiliario, excluido el suelo no edificado.

  • Tratarse de inmuebles rústicos con construcciones, y que estas construcciones no resulten indispensables para el desarrollo de explotaciones agrícolas, ganaderas o forestales.

  • No ser la vivienda habitual del contribuyente ni generar rendimientos de capital inmobiliario

  • No tratarse de inmuebles en construcción ni de inmuebles que, por razones urbanísticas, no sean susceptibles de uso.

El coste de la imputación por rentas inmobiliarias


Habitualmente se va a venir a calcular el 2% del valor catastral como renta inmobiliaria; es decir, en este caso concreto de las viviendas vacías, este 2% vendría determinar el rendimiento económico que se apareja ha dicho inmueble vacío, sin embargo, se debe aplicar el 1,1% en aquellos inmuebles cuyo valor catastral haya sido revisado a partir del año 1994 así como a los que no posean dicho valor catastral.


Apartir de la cantidad resultante se realizara una pro rata por el número de días que se ha disfrutado del bien dentro del régimen indicado; en este caso aquellos meses del año en los que la vivienda haya estado vacía y sin consideración de vivienda habitual.


Esta misma escala es la que deberás aplicar si tienes el piso alquilado a un familiar de forma gratuita o por una cantidad simbólica. Si el alquiler que cobras no alcanza la cantidad resultante del coste de la imputación, Hacienda te pedirá que abones la diferencia al entender que éste es el rendimiento mínimo que deberías obtener por tu vivienda. En el fondo, esto es lo que también ocurre al comprar los denominados pisos chollo a un precio muy inferior al de mercado. que Hacienda puede pedir un pago superior al realizado en el Impuesto de Transmisiones patrimoniales.